Curso presencial: Apego y Psicopatología. Cómo entender y tratar los trastornos mentales.

€370,00

Solo si adquieres el acceso al curso antes del 25 de enero, podrás beneficiarte del precio especial de 370 euros. (A partir del 25 de enero, el precio será de 400 euros).

 

Objetivos del curso:

-Conocer la neurobiología del trauma y el apego.

-Entender el funcionamiento del trauma psicológico y sus implicaciones en la psicopatología.

-La psicopatología puede aparecer en trastornos de personalidad o de conducta.

- Conocer cómo las mayorías de las patologías son mecanismos de regulación emocional fallidos y cómo se puede trabajar para que la persona reduzca la ansiedad y todos los elementos asociados.

Los trastornos psicológicos asociados a colapsos del sistema mental y físico de la persona.

 

Adquiere ahora el acceso al curso y ahorra 30 euros en tu inscripción.

COORDENADAS DEL CURSO

FECHA: 25, 26 y 27 de Febrero de 2022 (20 horas).

HORA: viernes de 16 a 21 h, sábado de 9 a 14 h y de 16 a 21 h; domingo de 9 a 14 h.

DOCENTE: Manuel Hernández Pacheco.

LUGAR: Avenida de la Reina Victoria, 8 2º piso. Madrid.

Se dirige a: Licenciados en Psicología y Medicina.

Mínimo de alumnos: 15.

 

Este curso es bonificable a través de FUNDAE tanto para trabajadores en activo como para trabajadores en ERTE. Si estás interesado en beneficiarte de esta bonificación, ponte en contacto con nosotros en el siguiente e-mail: nuria.bueno@giuntipsy.com.

DisponibilidadDisponible
SKU
curso-apego-psicopatologia

Sobre el docente: Manuel Hernández Pacheco.

Manuel Hernández es licenciado en psicología y biología. Alterna su labor como psicólogo sanitario en su consulta privada en Fuengirola (Málaga), y la ponencia de cursos a nivel internacional. Es autor de tres libros: Apego y psicopatología; ¿Por qué la gente a la que quiero me hace daño?; Apego disociación y trauma.

En la actualidad es el presidente de la Asociación Española del Trauma Psicológico.

Sobre el curso:

Los circuitos emocionales se desarrollan en los primeros meses de gestación en el útero materno y la mayoría están ya operativos desde el nacimiento. A medida que crecemos podemos sentir emociones y tomar decisiones racionales en función del desarrollo madurativo y de las circunstancias ambientales. Muchas veces será el circuito emocional el que predomine en la conducta, bien porque por edad no esté desarrollado todavía el circuito cerebral relativo al pensamiento o porque la emoción sea tan intensa (generalmente un peligro) que no permita ninguna valoración cognitiva. A la forma de vivir la realidad y cómo nos relacionamos con los demás lo conocemos como apego. Y es fundamental para poder entender cómo funciona la forma de los niños de relacionarse con otros niños, el rendimiento escolar o si tienen más probabilidades de desarrollar una psicopatología.

En la mayoría de los casos, la ansiedad se manifiesta de forma recurrente sin que el individuo pueda conocer su origen ni cómo aplacarla. La ansiedad puede manifestarse por algo que ocurrió hace mucho tiempo y ha quedado guardado como memoria traumática, por miedo a que ocurra algo malo en el futuro o por una sensación de soledad, entre otros. En todos los casos, es un mecanismo ancestral de alarma que indica que hay una ruptura en el equilibrio psicológico.

Por tanto, podemos encontrar que los niños que tengan ansiedad en edad escolar debido a fallas en las relaciones de apego, tendrán problemas a nivel escolar y personal del tipo:

- Excesiva responsabilidad para un niño de su edad

- TDAH o problemas de conducta.

- Pesadillas recurrentes, insomnio.

- Harán o sufrirán bullying.

- Retrocesos a etapas más infantiles bien en conducta como en fisiología como sufrir enuresis o encopresis.

Los adolescentes pueden buscar como forma de regularse, conseguir conexión social y disminuir la ansiedad, es decir encontrar seguridad y sensación de bienestar. Las conductas de regulación serán más complejas y pueden ser más patológicas. Podemos encontrar trastornos relacionados con:

- Trastornos alimenticios.

- Adicciones.

- Dependencia emocional o control sobre otras personas.

- Autolesiones.

- Trastornos obsesivos con o sin compulsiones.

En otros casos si todos estos elementos no han funcionado se puede llegar a:

- Ataques de pánico.

- Depresiones.

- Retraimiento social excesivo.

Estas conductas patológicas pueden pasar desapercibidas a familiares o personas cercanas a los niños/adolescentes, bien porque carecen de los conocimientos adecuados, o porque estén tan preocupados de sus propios problemas que no pueden atender a los de sus hijos. Es por eso que resulta tan importante concienciar de la importancia del apego y la ansiedad a profesores y orientadores escolares como forma de detectar a los niños que empiezan a presentar problemas familiares y ansiedad.

Entender el origen y la función que cumplen estos trastornos ayuda a los que lo sufren y sus personas cercanas a encontrar mecanismos alternativos para poder conseguir bienestar sin perjudicarse ellos, ni a las personas cercanas.